Skip to main content
  1. Posts/

Incendios en la Amazonia arrasan Roraima

6 mins· loading · loading ·
Ricardo Daniel González
Amazonia Incendios Forestales El Niño Brasil Cambio Climático
Ricardo Daniel González Guinder
Author
Ricardo Daniel González Guinder
Ciencias planetarias, astronomía, horticultura urbana agroecológica, poesía, filosofía, fotografía, varios.

Roraima, el estado más septentrional de Brasil, tiene un clima húmedo que ayuda a que los bosques tropicales prosperen y reduzcan la ocurrencia natural de incendios forestales, incluso durante la estación seca. No obstante, a través de la teledetección los científicos han observado incendios en esta región del norte del Amazonas desde que las observaciones satelitales han estado disponibles, especialmente durante los meses más secos, de octubre a marzo. La mayoría son incendios ocasionados por el hombre, encendidos con fines tales como quemar pastos y áreas agrícolas o talar bosques tropicales.

<strong>&ldquo;Los feroces incendios en el estado brasileño de Roraima captados por los satélites desde el espacio</strong>
“Esta imagen, captada por el satélite Terra, de la NASA, muestra varias columnas de humo emergentes de focos de incendio al suroeste de Boa Vista.”)

La imagen que encabeza el artículo, captada por MODIS (el espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada) del satélite Terra de la NASA, muestra humo que emerge de varios focos de incendio al suroeste de Boa Vista el 22 de febrero de 2024. La imagen previa a este párrafo, en color falso ( bandas 7-5-2), fue capturada por OLI (Operational Land Imager) de Landsat 8, muestra la cicatriz de la quemadura creada por un gran incendio cerca de Boa Vista el 23 de febrero de 2024.

Según datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil, el instrumento MODIS del satélite Aqua de la NASA detectó más de 2.057 incendios activos en Roraima en febrero de 2024. Esa cifra es cinco veces el promedio de febrero y muy por encima del récord anterior de 1.347 incendios en febrero de 2007.

También son inusuales la intensidad y el tamaño de muchos de los incendios. El Servicio de Vigilancia Atmosférica Copérnico (CAMS) de la Comisión Europea, un sistema basado en observaciones MODIS del Sistema Global de Asimilación de Incendios (GFAS), estimó que los incendios en Brasil liberaron más de 4,1 megatones de carbono a la atmósfera en febrero, la mayor cantidad registrada en cualquier mes desde 2003. Aproximadamente la mitad de esas emisiones de carbono provinieron de los incendios en Roraima.

“La mayoría de los incendios que se pueden encontrar en esta área durante un año normal cubrirían sólo unos pocos kilómetros cuadrados, pero este año estamos viendo incendios que comenzaron en pastizales o bosques tropicales recientemente talados y luego se extendieron a las áreas circundantes de bosques tropicales, quemando cientos de kilómetros cuadrados. Son enormes incendios forestales y son devastadores para los ecosistemas y la calidad del aire”, señaló Shane Coffield, postdoctorado en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

En comparación, 100 kilómetros cuadrados es aproximadamente 30 veces el tamaño del Central Park de la ciudad de Nueva York. Los incendios forestales en Brasil arden en el sotobosque de la selva tropical sin consumir completamente el dosel arbóreo o techo forestal, pero pueden dañar las selvas tropicales al eliminar un gran porcentaje de los árboles y causar daños que persistirán por décadas.

En ecología forestal, el dosel o techo arbóreo (el término deviene del inglés canopy) se refiere a la capa superior o zona de hábitat, formada por copas de árboles maduros que incluye otros organismos biológicos (epífitas, lianas, animales arbóreos, etc.). Se cree que las comunidades que habitan esa zona participan en el mantenimiento de la diversidad, la resiliencia y el funcionamiento de los bosques. Normalmente, los árboles que brindan sombra tienen un dosel denso que atenúa la llegada de luz a las plantas que crecen por debajo.

Dado que los incendios forestales del Amazonas ocurren bajo las copas de los árboles, pueden ser difíciles de detectar por los sensores satelitales como MODIS o VIIRS (Visible IR Imaging Radiometer Suite). Los sensores en órbita con mayor resolución espacial, como el OLI u OLI-2 (Operational Land Imager-2) en Landsat 8 ó 9 y el MSI (Multi Spectral Instrument) en Sentinel-2, pueden ayudar porque pueden detectar más fácilmente la presencia del fuego a través de huecos en el dosel arbóreo.

<strong>En la imagen vemos el río Apiaú, por debajo, la cicatriz en el terreno causado por los incendios, los pastizales y más abajo, los incendios en el sotobosque.</strong>
En la imagen vemos el río Apiaú, por debajo, la cicatriz en el terreno causado por los incendios, los pastizales y más abajo, los incendios en el sotobosque.”)

“La situación aquí es crítica”, afirmó Haron Abrahim Magalhães Xaud, investigador de teledetección de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa) en Boa Vista. “Hemos batido el récord mensual de detecciones totales de incendios por satélite desde el inicio del registro MODIS en 2000, y el gobierno de Roraima ha declarado el estado de emergencia en nueve municipios debido a la sequía y los incendios forestales”.

Los incendios a esta escala e intensidad suelen verse exacerbados por las condiciones meteorológicas y climáticas, y este año no fue una excepción. Una grave sequía azota la cuenca del Amazonas desde mediados de 2023, en parte porque El Niño que se gesta a fuego lento en el Pacífico desvió las precipitaciones de esta zona. La sequía también es grave porque el calentamiento global provocado por el hombre ha añadido calor adicional a la región y ha ayudado a crear condiciones en las que los incendios pueden florecer y propagarse con rapidez.

“Las regiones amazónicas como Roraima, que reciben menos precipitaciones durante un año de El Niño, están preparadas para tener estaciones secas más largas y fuertes, lo que aumenta el riesgo de que los incendios de gestión se propaguen fuera de control y quemen la selva tropical”, dijo Douglas Morton, científico terrestre de la NASA, en Goddard Space Flight Center. La actividad extrema de incendios en el norte del Amazonas a principios de año suele ir seguida de un repunte de la actividad de incendios en el sur del Amazonas entre julio y septiembre, a menudo meses después del fin de las condiciones de El Niño en el Océano Pacífico tropical, añadió.

A medida que las condiciones cambian en el Amazonas, los científicos terrestres y los encargados de los incendios en Brasil y en todo el mundo seguirán la actividad de los incendios en el Amazonas utilizando herramientas impulsadas por observaciones satelitales. “Reviso a diario FIRMS, el SERVIR Amazon Fire Dashboard, el BD-Queimadas del INPE, y el CENSIPAM Fire Dashboard (Painel do Fogo)”, dijo Xaud. “La ventaja de SERVIR y CENSIPAM es que brindan información a nivel de evento, lo que facilita la visualización y el seguimiento de los incendios individuales”.

Morton y Coffield no sólo rastrean la actividad de los incendios más recientes utilizando las herramientas existentes. También están en el proceso de intentar construir otras aún mejores. Actualmente, Coffield está perfeccionando las técnicas de detección de incendios y trabajando en una nueva herramienta de visualización (hay un prototipo disponible aquí) basada en observaciones de Landsat 8 y 9 y Sentinel-2 que los científicos esperan que con el tiempo faciliten la identificación de incendios forestales en el sotobosque. para distinguir rápidamente entre tipos de incendios.

La imagen en falso color muestra un incendio en el <a href="https://es.wikipedia.org/wiki/Sotobosque"   target="_blank">
    sotobosque</a> que ardió ampliamente en la selva tropical (verde) después de escapar de un pasto (amarillo) a lo largo de la carretera BR-432 cerca de Vila Nova Paraiso. Los frentes de fuego activos aparecen en color naranja y las áreas quemadas son de color marrón. La imagen fue adquirida por OLI en Landsat 8 el 23 de febrero de 2024.
La imagen en falso color muestra un incendio en el sotobosque que ardió ampliamente en la selva tropical (verde) después de escapar de un pasto (amarillo) a lo largo de la carretera BR-432 cerca de Vila Nova Paraiso. Los frentes de fuego activos aparecen en color naranja y las áreas quemadas son de color marrón. La imagen fue adquirida por OLI en Landsat 8 el 23 de febrero de 2024.

Este artículo es una traducción ad-hoc de Amazon Forest Fires Rage in Roraima, que contiene imágenes del Observatorio de la Tierra, de la NASA, con imágenes revisadas por Wanmei Liang, que utilizó información de MODIS del NASA EOSDIS LANCE and GIBS/Worldview y de Landsat del U.S. Geological Survey. Finalmente, pero es muy necesario, el reconocimiento a quien redactó el artículo original, Adam Voiland, por el minucioso trabajo de citas y referencias. Many thanks, Adam Voiland!.

Related

Sin conclusiones precipitadas sobre desajustes en la naturaleza
4 mins· loading · loading
Ricardo Daniel González
Biología Misha Zhemchuzhnikov Aves Cambio Climático Insectos Calidris
Hilary empapó el Oeste de Estados Unidos y México
3 mins· loading · loading
Ricardo Daniel González
Tierra Hilary Huracanes Cambio Climático
El cielo nocturno en marzo 2024
7 mins· loading · loading
Ricardo Daniel González
Júpiter Mercurio Cometa 12P Luna
NGC 1841 un hermoso fósil celeste
4 mins· loading · loading
Ricardo Daniel González
Cúmulos Globulares Cúmulos Gran Nube De Magallanes Ngc 1841 Galaxias Vía Láctea Hubble
Cicatriz metálica en una estrella caníbal
5 mins· loading · loading
Ricardo Daniel González
Very Large Telescope Observatorio Europeo Austral Enanas Blancas Wd 0816-310 Stefano Bagnuolo Jay Farihi Astronomía
Primeras imágenes de un asteroide cercano a la Tierra que gira lentamente
4 mins· loading · loading
Ricardo Daniel González
Asteroides 2008m 0S7 NASA Objetos Cercanos a La Tierra